lunes, 21 de mayo de 2018

El «yo acuso» de la juez Alaya

El «yo acuso» de la juez Alaya

En su primera entrevista, la magistrada que destapó el escándalo de los ERE describe un desolador panorama de presiones e interés políticos contra su investigación

ABC
Actualizado:
La juez Mercedes Alaya, magistrada en la Audiencia Provincial de Sevilla e instructora durante años del caso de los ERE falsos de la Junta de Andalucía, rompe su silencio en ABC con una entrevista que es un acta de acusación en toda regla. Describe un panorama desolador de presiones e intereses políticos contra su investigación de los ERE falsos, la mayor trama de corrupción pública de la historia democrática de España que ahora se está juzgando. El reproche alcanza, por ejemplo, a figuras históricas del socialismo, como Alfonso Guerra, o a la propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Pero aún hay más. Cree la magistrada que PSOE y PP, a través de los vocales que designaron en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), forzaron su apartamiento de la causa para favorecer el estatus quo que tenían en el poder autonómico. Alaya pidió la plaza que ahora ocupa en la Audiencia sevillana, pero su intención era mantenerse en el juzgado de instrucción en comisión de servicio, lo que el Poder Judicial no permitió. También denuncia presiones del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y deja sobre la mesa «cosas asombrosas» que vio en la trama corrupta de la Junta de Andalucía. Carga contra la falta de independencia de la Fiscalía y del órgano de gobierno de los jueces, controlados por el Ejecutivo de turno, que nombra al fiscal general, y los partidos, que eligen a los vocales del CGPJ.
Alaya afirma que se expuso a las maniobras del gobierno socialista andaluz para torpedear su trabajo y ahora se expone a las críticas (y quién sabe si a una sanción disciplinaria) de los destinatarios de su «yo acuso» en la esfera judicial. Aunque sus decisiones como instructora pudieron haber conducido de forma más ágil el desarrollo de la investigación, lo cierto es que con las denuncias de Mercedes Alaya en la entrevista que hoy publicamos no hay que hacer lo que el necio y el dedo que señala la luna, que se queda mirando el dedo, sino plantear qué ha pasado en la historia judicial de los ERE para que una magistrada de su proyección social dé un paso de tanto compromiso público para exponer una situación incompatible con los valores del Estado de Derecho. Porque el alegato de la magistrada sevillana es, en algunos puntos, de severa gravedad, sobre todo cuando afirma que tiene «la percepción personal» de que desde instancias políticas se pusieron palos en las ruedas para que no investigara, por ejemplo, el caso de los cursos de formación. Su testimonio deja tantas sombras preocupantes que debieran ser rebatidas por los principales destinatarios de este «Yo acuso» de Alaya. A partir de ahora, quien calla, otorga.

Deja tu comentario en esta noticia
charly_cooper69_2372  ·  Hace 14 minutos
Muchas gracias Señoría por ser tan valiente y plantar cara a los delincuentes que gobiernan ésta país, ójala el resto de Jueces tomase ejemplo de su valentía y cumpliese con su obligación. ¡Viva la Juez Alaya!!
Visconti  ·  Hace 1 hora
Si la Justicia no está al servicio de la verdad y de la ley, todo el sistema político está herido de muerte. Esto da asco, apesta.
excelentia  ·  Hace 1 hora
Ese pretendido pudor para no airear los temas jurídicos más que a través de autos, es la excusa esgrimida por aquellos que usan de terceros o se ponen guantes para no manchar las puñetas con sucias maniobras y permanezcan impunes pero  aparente blancura.
   Solo Mercedes Alaya sabe las presiones y agravios padecidos, los intentos de buscar refrendo entre compañeros y recibir como respuesta la huida interesada. Para esta jueza serena, poco amiga de las declaraciones, a pesar de la insistencia de los medios, (a otros veo con frecuencia en la 6º rayando la prevaricación), ha debido suponer un mazazo la crítica y la soledad  incomprensible no ya por condenar, sino por instruir un procedimiento en cumplimiento de su juramento y defensa nuestra. Pues se mantiene, no ha sucumbido y su sentido deontológico se mantiene por encima de intereses agazapados. Ha salido a denunciar lo denunciable sopesando que le pueden llover mil varapalos pero su dignidad y su obligación como mujer y como jueza restituyen la honorabilidad a su lugar debido.
Un diez para esta jueza .Esto SÍ es feminismo,  esto SÍ es integridad.Yo te compraré un altavoz más grande todavía para que no te encuentres sola en tu cruzada.
Milucho  ·  Hace 1 hora
Si no te tejan o por prudencia no lo puedes hacer de otra forma está justicada la denuncia periodística que ha hecho la Sra. Juez. Ójala que hubieran muchos más -sí, muchos porque los muchos casos de dudosa conclusión así lo hacen pensar- como ella.
Burgalesa  ·  Hace 3 horas
El PP se está cubriendo de gloria.
joseantonioalameda_3­66  ·  Hace 3 horas
Con el debido respeto que me merece cualquier Señoría, estoy seguro que la Juez Alaya piensa que Sus Señorías deben hablar públicamente únicamente por medio de Sus Autos y Sentencias Judiciales. Estoy seguro que lo que afirma es muy cercano a la verdad; pero pienso que por el bien de nuestro Sistema Judicial, que por cierto Su Señoría afirma es mucho mejor que el de otras democracias consolidadas, debería hacer esas manifestaciones de otro modo y no por medio de exclusivas declaraciones periodísticas.
Este procedimiento ha dejado en mi pensamiento un poso de pesar.....